Blog

Receta Santos para un dulce mayo: Tarta arco iris

Haz de tu cocina Santos un lugar especial en el que preparar esta receta de Tarta arco iris. Convierte la hora del postre en el broche de oro de tus comidas y disfruta de un momento de lo más dulce.

slide_receta-postre-tarta-arcoiris-cocinas-santos-2

rainbow-cake-IMG_0536

Preparación

30 minutos

Cocción

25 minutos

Raciones

12-16 (1 tarta de 3 pisos de 15 cm)

Ingredientes

3 huevos

200 g de azúcar

200 ml de nata para montar (35% MG)

150 g de mantequilla

350 g de harina

1 sobre de levadura química (16 g)

1 pizca de sal

1 bote y medio de confeti de azúcar (90 g)

Para la crema de mantequilla

100 g de azúcar

30 ml de agua

2 claras de huevo (preferiblemente pasteurizadas)

300 g de mantequilla

1 cucharadita de extracto de vainilla

Para decorar

1/2 bote de confeti de azúcar (30 g)

Nata montada para las nubes

Tira de gominola arco iris

Preparación

Precalentar el horno a 180º C. Preparar 3 moldes de bizcocho de 15 cm engrasándolos con mantequilla y enharinándolos ligeramente.

En un bol amplio, con un batidor de varillas o con una cuchara, batir los huevos con el azúcar hasta que dupliquen su volumen y blanqueen. Añadir la nata y la mantequilla a temperatura ambiente y mezclar. Agregar la harina, la sal y la levadura química y mezclar con una espátula o cuchara, hasta que estén todos los ingredientes bien integrados. Incorporar el confeti y distribuir bien por toda la masa con ayuda de una espátula. Verter la mezcla en los tres moldes que hemos preparado, distribuyéndola uniformemente, y alisando la superficie. Hornear 20-25 minutos a 150º C.

Sacar del horno y esperar unos minutos antes de desmoldar. Pueden congelarse si no los vamos a usar el mismo día. Nivelar los bizcochos para que todas las capas sean del mismo tamaño, cortando el copete, y reservar. Los bizcochos se cortan mejor si están asentados, es decir, si se han preparado el día anterior.

A continuación, comenzar a preparar la crema de mantequilla. Para ello, poner al fuego un cazo con el agua y el azúcar. Cuando hierva, dejar unos segundos y retirar del fuego. En un bol, batir las claras a gran velocidad, y cuando empiecen a levantar, ir añadiendo el almíbar caliente en hilo, hasta obtener un merengue firme, brillante y esponjoso (merengue italiano). El merengue debe estar frío antes de añadirlo a la mantequilla. En un cuenco aparte, batir la mantequilla, añadir el merengue y el extracto de vainilla, y batir de nuevo a gran velocidad hasta obtener una crema de mantequilla muy esponjosa y ligera. A veces puede parecer que se corta, pero si se sigue batiendo termina arreglándose.

A continuación rellenar y decorar la tarta. En el plato donde vayamos a servir, colocar el primer bizcocho, el menos perfecto de los que hayamos hecho, encima de algunos recortes de papel de hornear, para que no se manche y podamos retirarlos después con facilidad. Colocar sobre esta capa de bizcocho un par de cucharadas de la crema de mantequilla, y con una espátula distribuirla uniformemente. No pasa nada porque se salga por los lados. Poner otra capa de bizcocho encima, presionando ligeramente, y asegurándonos de que está bien alineado con el bizcocho inferior. Colocar otro bizcocho encima, y repetir la operación. En la parte de arriba de la tarta, colocar siempre el bizcocho que nos haya quedado más perfecto, con la parte de abajo hacia arriba (siempre es la más bonita).

Cubrir la tarta con una primera capa de crema de mantequilla, muy fina, que servirá para fijar la cobertura y ocultar las imperfecciones de las capas de bizcocho. Repartir la crema con una espátula y, para que el acabado sea perfecto, vamos limpiando y humedeciendo la espátula cada vez que la pasamos por la tarta.

Dejar la tarta 15 minutos en el congelador para que se solidifique la primera capa. Dar, a continuación, una segunda capa de crema de mantequilla. Empezando por la parte superior, ir añadiendo una capa de crema de vainilla distribuyéndola con una espátula. Cuando hayamos terminado de cubrir la tarta, ir limpiando y humedeciendo la espátula, pasándola por los laterales hasta lograr un acabado perfecto. Retirar los trozos de papel de hornear de debajo de la tarta, tirando de ellos con cuidado.

Para finalizar, antes de servir, poner 3 rosetones de nata montada a cada lateral de la parte superior de la tarta y colocar una gominola a modo de arco iris en la nata.

Para ver imágenes del proceso de elaboración y la presentación final de esta receta visita el blog La Receta de la Felicidad.

http://santos.es/