Una cocina muy luminosa

Cocina Santos en Madrid, un regalo sereno para la vista

Ver en prensa

La cocina de Raquel es un ejemplo de coherencia. Con su vivienda, en la que se fusiona de forma discreta, abierta y natural. Y también con sus necesidades, a las que responde facilitando el día a día de toda la familia.

Cocinas de diseño Santos Brezo aúna ergonomía y elegancia para conformar una estancia funcional, en la que no se oculta el protagonismo de la estética. Lo hace renunciando a elementos accesorios, confiándolo todo a la belleza de un mobiliario definido por la pureza de líneas. Sobre esta sencillez se asientan las bases de un ambiente armónico y sereno, pensado para que se sucedan —o solapen— momentos de intensa tarea con otros de ocio y desconexión. La ausencia de obstáculos visuales favorece la interacción entre usuarios, que pueden compartir momentos incluso cuando no comparten una misma zona.

También propicia que la luz natural acceda hasta el último rincón de la planta, integrada por cocina, salón y comedor. El color blanco domina el interiorismo y refuerza este factor, generando una atmósfera liviana, etérea, en la que resulta muy fácil dejar a un lado las prisas y agobios.

 

Momentos que inspiran

La disposición en U responde al cuidado de Santos Brezo por la ergonomía. Con ella se logra que los muebles faciliten las tareas y eviten los desplazamientos innecesarios. De hecho, basta con girarse o dar un paso para desplazarse entre las zonas de almacenaje, preparación, cocción y fregado. Además, esta planificación ofrece una península que puede funcionar como superficie adicional de trabajo o como mesa auxiliar. En ella es posible sentarse a charlar con el cocinero mientras se le ayuda a picar unas verduras, degustar un aperitivo, dar el último toque a la presentación de un plato antes de servirlo en el comedor contiguo…

En definitiva, la península se convierte en un centro de reunión más dentro de este espacio único y abierto, en el que todo invita a disfrutar con calma de la vida en familia. Una zona de aparador, ubicada entre la cocina y salón comedor, contribuye a unificar todas las áreas, al tiempo que marca una transición entre ellas. De esta forma, los distintos ambientes se fusionan conservando su propia personalidad e independencia, conformando un conjunto en el que cada momento está llamado a convertirse en inolvidable.

 

Disposición en U, cuidando la ergonomía

El frente liso sin tirador del modelo LINE-E destaca por su aportación estética y práctica ya que, gracias a su sistema de gola continua, permite la apertura en cualquier punto. La zona baja de la cocina se estructura en tres niveles de cajones, proporcionando una visión panorámica de los contenidos. Este sistema, complementado con accesorios de interior como las bandejas extraíbles, el platero o las cajas combinables, facilita el acceso y la organización de menaje, loza, alimentos y utensilios de gran tamaño.

El mueble persiana resulta de gran ayuda en cocinas abiertas a otros espacios de la casa. Además de sacar partido a espacios de difícil acceso, ofrece una zona de trabajo adicional, equipada con iluminación y tomas de corriente para pequeños electrodomésticos. Una vez finalizada la tarea, basta con cerrar la persiana para que todo quede recogido y oculto.

 

Detalles que inspiran 

El mueble portafregadero también incorpora múltiples soluciones en un espacio compacto: cubos para reciclaje de residuos y cajones extraíbles para organizar accesorios de limpieza. Por su parte, el módulo portaplaca cuenta con un discreto rebaje fresado en la gola que, al mejorar la circulación del aire en la zona del electrodoméstico, contribuye a su correcto funcionamiento. Este sistema permite mantener el diseño de los frentes y aprovechar el cajón situado bajo la placa.
Proyecto realizado por Santos Brezo, distribuidor de la marca Santos. Madrid –

SANTOS BREZO Chamartín Av. de Alfonso XIII, 182 28016 Madrid T 913 598 621

SANTOS BREZO Guadalajara Calle Ferial nº 2, 19002 Guadalajara T 949 218 031

www.santosbrezo.com info@santosbrezo.com

FOTOGRAFÍA: Ana Amado

Convertimos espacios en hogares